materias
 colecciones
 revistas
 autores/as
 destacados
 catálogo
 
 ebooks
Ecología Política
Mientras tanto
Quaderns de la Mediterrània
Libros Libres

 

 

 

 


El parque de las hamacas

Imagen de  El parque de las hamacas El químico que golpeó a los pobres

El parque de las hamacas


El químico que golpeó a los pobres
Vicent Boix Bornay


Ακαδημεια, 88
Política
ISBN: 978-84-7426-965
Año Publicación: 2008
páginas: 320
PVP: 18 €
Bookmark and Share
En noviembre de de 2002, más de dos mil nicaragüenses iniciaron una marcha a pie desde sus barrios naturales situados en el departamento de Chinandega, hacia la capital de la república, Managua. Caminaron haciendo frente al calor asfixiante y al cansancio, con sus gorras y unas pocas pertenencias metidas en sus mochilas. Fueron necesarias dos semanas para recorrer los 140 km existentes, hasta que por fin, un buen día, llegaron a su destino final: los jardines situados frente a la Asamblea Nacional. Allí montaron sus cabañas de plástico negro, colgaron sus hamacas y empezaron a esperar.

No se trataba de una gesta deportiva, ni de una peregrinación religiosa. No era una excursión de fin de semana, y menos una campaña publicitaria. Estas personas, enfermas todas ellas debido a un químico usado en las fincas bananeras en los años setenta, querían que de una vez por todas alguien les hiciera caso, escuchara sus demandas y avisara a esa musa llamada justicia.

Pasaron las semanasy con unos exiguos acuerdos con el gobierno regresaron a casa. Sin embargo esta caminata, esta desagradable pero a la vez esperanzadora acampada, se ha vuelto a repetir varias veces en los últimos años. La impunidad sigue. Se atisba el final feliz. Los cuerpos se deterioran.

¿Qué sabe del “republicanismo bananero”? ¿Y de la “revolución verde”? ¿Qué se esconde detrás de la infantil sonrisa de Maguila el Gorila? ¿Existe otra realidad de los tubos catódicos hacia afuera? ¿Puede el desarrollo, subdesarrollar países?

Si el 11-M usted se estremeció con el humo, el polvo y la sangre, siéntese bien en su butaca, sírvase una copa, desconecte el móvil, abra su mente, ponga en cuentasentimientos a cero y retroceda con este libro sesenta años en la historia de este mundo.



Información Relacionada