materias
 colecciones
 revistas
 autores/as
 destacados
 catálogo
 
 ebooks
Ecología Política
Mientras tanto
Quaderns de la Mediterrània
Libros Libres

 

 

 

 


La situación del mundo 2009

Imagen de  La situación del mundo 2009 El mundo ante el calentamiento global

La situación del mundo 2009


El mundo ante el calentamiento global
The Worldwatch Institute
Antonio Ruiz de Elvira (apéndice)



La situación del mundo, 2009
Análisis contemporáneo
Ecologí­a
Economía
Globalización
ISBN: 978-84-9888-074-8
Año Publicación: 2009
páginas: 408
PVP: 28 €

AGOTADO
Bookmark and Share
El año 2009 será decisivo para el clima de la Tierra.
Los científicos han advertido de que nos quedan sólo unos pocos años para invertir el incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero si queremos evitar un cambio climático brusco y catastrófico. Y la comunidad mundial ha acordado concluir a finales de 2009 en Copenhague las negociaciones para un nuevo acuerdo sobre el clima.
La Situación del Mundo 2009 pretende servir de estímulo e infundir nuevas energías a las negociaciones nacionales e internacionales sobre el clima, divulgando las abismales consecuencias que tendrá a largo plazo el experimento que ahora estamos realizando con la atmósfera terrestre, resaltando las repercusiones humanas y ecológicas de esta transformación.

“Los informes del Worldwatch Institute sobre La Situación del Mundo se han convertido en una fuente extraordinaria de riqueza intelectual, que nos introduce y hace comprender no sólo el estado físico de nuestro planeta sino también el de las sociedades y su relación con los ecosistemas y los recursos naturales de todo el mundo. La presente edición pone de relieve claramente la diferencia entre la inacción de la tendencia actual, y la acción para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar los impactos más graves del cambio climático. El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha calificado el cambio climático como ´´el desafío que define nuestra época´´.

La Situación del Mundo 2009: el mundo ante el calentamiento global, ha formulado adecuadamente este desafío, destacando no solo la importancia de las nuevas tecnologías sino también la necesidad de un planteamiento muy diferente del comportamiento y de las opciones humanas.” R.K. Pachauri. Director General, The Energy and Resources Institute
Presidente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático

«Los resúmenes más amplios, actuales y accesibles… sobre el cambio climático.»
E.O. Wilson, Premio Pulitzer

«El informe anual sobre La Situación del Mundo es desde hace tiempo una de las fuentes más críticas para comprender los problemas a los que se enfrenta el planeta y sus posibles soluciones.» Alex Steffen, Worldchanging.com


LA SITUACIÓN DEL MUNDO 2009:
Diez retos clave para impedir el cambio climático catastrófico

1. Pensar a largo plazo. El problema del clima se centra en la probabilidad de que las generaciones futuras deban sufrir un medio ambiente global degradado por la negativa de las generaciones actuales a vivir en equilibrio con la atmósfera. Los líderes con visión de futuro deberán lograr que la sociedad asuma su responsabilidad por los impactos futuros de su comportamiento actual, actuando en consecuencia.

2. Innovación. Invertir el crecimiento de las emisiones requerirá tecnologías que rompan la relación entre carbono y consumo energético con el mínimo sacrificio posible de precios y de comodidades. Existe toda una gama de tecnologías de energías renovables para producir electricidad y cubrir las necesidades de calefacción y refrigeración. Estas tecnologías incluyen edificios que producen más energía de la que consumen y “redes inteligentes” que emplean tecnologías de la información para adaptar con precisión a la demanda la producción eléctrica renovable.

3. Población. Aunque en el contexto del cambio climático rara vez se hace referencia a ello, las tendencias del aumento de la población en el futuro podrían ser determinantes para el éxito o el fracaso de equilibrar a largo plazo las actividades humanas, la atmósfera y el clima. Es probable que la población del mundo deje de crecer, descendiendo gradualmente durante algún tiempo, cuando las mujeres adquieran plena capacidad para decidir por sí mismas si quieren y cuándo quieren tener hijos.

4. Cambiar estilos de vida. Es preciso desmitificar la presunción de que “la buena vida” requiere un consumo individual creciente, comer más carne, tener casas y vehículos cada vez más grandes y que todo sea de usar y tirar. Puede sustituirse por un espíritu de sacrificio material compartido y justo –sin que ello suponga una pérdida de lo realmente importante, como gozar de buena salud, pertenecer a una comunidad sólida y tener tiempo para disfrutar de la familia.

5. Cuidar la tierra. El suelo y la vegetación de la Tierra pueden absorber miles de millones de toneladas de carbono de la atmósfera si se gestionan adecuadamente. Los paisajes agrícolas pueden lograr este objetivo mientras mejoran la producción de alimentos y de fibras y minimizan la necesidad de fertilizantes químicos y laboreo con un elevado consumo de combustibles fósiles, además de aumentar los ingresos de los agricultores.

6. Instituciones fuertes. Igual que sucede con el deterioro de la economía mundial, la naturaleza global del cambio climático requiere una cooperación internacional y una gobernanza sólida. La fuerza y eficacia de las Naciones Unidas, bancos multilaterales y de los principales gobiernos nacionales son cruciales para enfrentarse al cambio climático mundial. Estas instituciones –y las que surjan del esperado acuerdo climático de Copenhague en el 2009—necesitan un fuerte respaldo popular para llevar a cabo su crucial tarea .

7. La equidad, un imperativo. Ningún acuerdo climático tendrá éxito sin el apoyo de aquellos países que han contribuido muy poco hasta ahora al cambio climático provocado por el hombre, que tienen un nivel de emisiones per capita bajo, y que tendrán mayores dificultades para adaptarse a los cambios venideros. Es esencial por tanto que se alcance un pacto justo entre los países en desarrollo y los países industrializados.

8. Estabilidad económica. En un mundo obsesionado actualmente por la renqueante economía global, abordar el cambio climático requerirá prestar atención a los costes y a la promesa de mejorar las perspectivas económicas, en vez de socavarlas. Un acuerdo por el clima tendrá que ser eficaz tanto en los periodos de prosperidad como en los de penuria económica, afrontando sin titubeos los problemas de pobreza y de desempleo, mientras reduce constantemente las emisiones de dióxido de carbono y de otros gases de efecto invernadero.

9. Estabilidad política. Es mucho más improbable que un mundo acosado por los conflictos y el terrorismo evite una alteración peligrosa del clima que un mundo en paz. La seguridad y el clima deberán abordarse de forma simultánea. El lado positivo es que negociar un acuerdo climático eficaz y justo brindará a los países la necesaria oportunidad para lograr la paz y reconducir las relaciones internacionales hacia la cooperación en vez de la competencia.

10. Movilizarse para el cambio. La mejor forma de luchar contra el cambio climático que estamos provocando es entender que el esfuerzo para acabar con las emisiones netas de gases de efecto invernadero es una oportunidad para crear una nueva economía global y nuevos modelos de vida. No hay garantías de que semejante transición sea fácil –ni siquiera que sea posible. Pero un movimiento mundial que realice este esfuerzo es necesario de inmediato, y podría brindar nuevos puestos de trabajo, nuevas oportunidades de paz y la mayor cooperación mundial lograda en la historia de la Humanidad.